ENVÍO GRATIS A TODO EL PAIS A PARTIR DE $35.000 ● 3 CUOTAS SIN INTERÉS CON TODAS LAS TARJETAS A TRAVÉS DE MERCADO PAGO

La importancia de mantener las articulaciones saludables para disfrutar de una vida activa

El dolor articular puede causar molestias notables durante el ejercicio y puede limitar incluso la capacidad de llevar a cabo actividades cotidianas. Mientras esto a menudo se ve como una parte inevitable del proceso de envejecimiento, existen ingredientes funcionales con el potencial para mejorar la salud articular y reducir el dolor. En este artículo te contamos cuáles son tus aliados para mantener una vida activa!

¿A quiénes afecta principalmente el dolor articular?

LasEl dolor articular es una afección generalizada entre las personas de mediana edad de todo el mundo. De hecho, las investigaciones indican que el 93 % de las personas entre 45 y 59 años de edad sufren dolor articular y muscular, y dos terceras partes de éstas manifiestan que este dolor tiene un impacto de moderado a grave en su salud.

Por supuesto, la magnitud de las cifras muestra que el problema va más allá de aquellos que padecen enfermedades como osteoartritis o lesiones. Tampoco se limita a las personas con un estilo de vida sedentario. Hoy en día, las personas de mediana edad son físicamente más activas que antes, hecho demostrado por una encuesta en 2021 en la que se constata que el 30 % hacen ejercicio casi a diario, lo que representa más de un 25 % que hace dos años.

¿Qué es la artrosis y cuáles son sus características?

Es sin duda la enfermedad articular más frecuente. En mayor o menor grado, casi todas las personas que superen los 70 años de edad tienen artrosis, pero la evidencia científica muestra que solo una pequeña parte de ellas tendrá síntomas.

Es un trastorno crónico que causa alteraciones en el cartílago y los tejidos circundantes, y se caracteriza por dolor, rigidez y pérdida de la función. Son habituales el dolor, que aparece ya sea durante o después del movimiento, la hinchazón y el excesivo crecimiento óseo, así como rigidez al despertarse o tras un periodo de inactividad, que desaparece al cabo de 30 minutos, sobre todo si se mueve la articulación.

¿Cuáles son las articulaciones que sufren mayor desgaste?

Aunque la osteoartritis puede dañar cualquier articulación, el trastorno afecta con mayor frecuencia a las manos, las rodillas, las caderas y la columna. 

¿Qué ingredientes colaboran para mantener las articulaciones saludables?

  • Colágeno hidrolizado: Según estudios científicos, ingerir 10 gramos diarios de colágeno hidrolizado estimula y facilita la síntesis de colágeno articular mediante el aporte de los aminoácidos específicos y, por otro lado, estimula la síntesis endógena de colágeno y de otros componentes del tejido colaginoso. Durante mucho tiempo, el colágeno fue considerado una proteína de bajo valor biológico, prescindible en la dieta, debido a su bajo contenido en aminoácidos esenciales. El descubrimiento de los aminoácidos esenciales condicionales, aquellos que no son esenciales para los tejidos en buenas condiciones pero que pasan a serlo para las células envejecidas o en fases de estrés celular cambió totalmente la percepción actual de esta proteína.
    Con el paso del tiempo las células humanas reducen gradualmente su capacidad de sintetizar colágeno. Entre los 45-50 años, los efectos de la pérdida de colágeno tisular ya son visibles: molestias y dolor articular (artrosis), pérdida de masa ósea (osteoporosis), arrugas y envejecimiento dérmico, entre muchos otros. Esta pérdida también puede producirse tempranamente en los tejidos articulares y musculares de los deportistas o personas que practican ejercicio físico regularmente, ya que han sometido estos tejidos a un desgaste excesivo y prematuro. En estos casos el aporte, vía oral, de colágeno hidrolizado facilita a las células generadoras de tejido colaginoso la labor de transformar aminoácidos procedentes de otras proteínas en los aminoácidos propios del colágeno.
  • Cúrcuma: Según investigaciones científicas componentes de esta especia mostraron actividad antiinflamatoria. Se ha observado una respuesta satisfactoria de la curcumina en pacientes con artritis reumatoide y con osteoartritis. Un ensayo clínico en pacientes con artritis reumatoide, evidenció que las mejoras en la inflamación articular fueron comparables al uso de antiinflamatorios no esteroides (AINE). La característica más interesante de la curcumina es que no produce efectos secundarios gastrointestinales.
  • Jenjibre: Los gingeroles presentes en el jengibre inhiben el metabolismo del ácido araquidónico y han sido reportados como potentes agentes inhibidores de la síntesis de prostaglandinas. Esto puede explicar algunas de sus propiedades antiinflamatorias.
  • Vitamina D: Es esencial para el mantenimiento de la mineralización ósea, su acción principal consiste en favorecer la absorción intestinal de calcio y fósforo. La síntesis de vitamina D comienza en la piel, continúa en el hígado y finaliza en los riñones. Requiere la activación de un precursor en la piel mediante los rayos ultravioleta presentes en la luz solar, formándose la vitamina D3 (colecalciferol). Varios pasos en el metabolismo de la vitamina D, como su unión a proteínas de transporte y su posterior conversión a calcitriol en el hígado y riñones, dependen del magnesio como cofactor. Por lo tanto, es importante consumir la ingesta recomendada de magnesio para optimizar los beneficios de la vitamina D.
  • Ácido hialurónico: Juega un rol fundamental en el cartílago articular ya que absorbe agua y contribuye al mantenimiento de la estructura del cartílago. Es responsable de la viscoelasticidad del líquido sinovial y actúa como lubricante articular ayudando a absorber los diferentes impactos recibidos por la articulación.
  • Vitamina C: Es esencial para la formación del colágeno y su estructura reticular en el cartílago articular. Puesto que se han detectado estados carenciales de vitamina C en la artrosis, debe seguirse una alimentación rica en ácido ascórbico (> 200 mg/día).\
  • Vitamina E: Los pacientes con artrosis muestran valores sanguíneos bajos de vitamina E. Una dieta rica en vitamina E (100-200 mg/día) brinda una protección adicional antioxidante y antiinflamatoria a la matriz del cartílago.

Sofía Moya
Farmacéutica
MP: 19182 / MN: 17222

Referencias bibliográficas

  • Peptan – La proteína perfecta para la salud de las articulaciones y de los huesos – Rousselot B.V. – The Netherlands – 2016.

  • The mechanism of action for hyaluronic acid treatment in the osteoarthritic knee – RD Altman et al – Division of Rheumatology and Immunology, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Angeles, USA - 2015.

  • Efectos farmacológicos y nutricionales de los extractos de Curcuma longa L y de los curcuminoides – Departamento de Bioquímica y Biología Molecular – Ars Pharmaceutica, 41:3 – Pág. 307-321, Granada - 2000

  • Curcumin: A natural anti-inflammatory agent. – K. Kohli – Departament of Pharmaceutics, Faculty of Pharmacy - New Delhi, India – 2004

  • PDR for Herbal Medicines 4th Edition – Pág. 864 a 867 y 365 a 370.

  • Tratado de Fitofármacos y Nutracéuticos – Dr. Jorge Alonso – 2007 – Pág. 373 a 381 y 607 a 613.

  • PDR for Nutritional Supplements 2nd Edition – Pág.167 a 172.

  • The Healing Power of Herbs – Michael T. Murray – 1995 – Pág. 327 a 335.

  • Dietary Supplements, Fourth Edition 2012 – Pamela Mason – Pág. 136 a 138.

  • Zingiber officinale Roscoe (pharmacological activity) – Journal of Medicinal Plants Research Vol. 5 (3) – 2011

  • Herbs for curbing inflammation. – Eric Yanell – Alternative & Complementary Therapies - 2006